Se remedian daños por filtraciones en el techo del Templo San Pablo

·         El edificio pertenece al catálogo de inmuebles históricos del INAH.

·         El inmueble levantado en cantera tiene un diseño único en la ciudad.

“El templo metodista San Pablo, es uno de los ejemplos más claros de la pluralidad étnica y religiosa con las que nació y se formó la ciudad de Torreón, a inicios del Siglo XX”, alecciona el historiador y cronista Carlos Castañón Cuadros.

El también titular del Archivo Municipal Eduardo Guerra, señala que se levantó en el año de 1907 y “en su tiempo fue el edificio religioso más grande de la ciudad, ya que las iglesias católicas de Guadalupe y el Perpetuo Socorro, aún no existían”.

El edificio se ubica en la esquina de la avenida Morelos y la calle Leona Vicario, y copia la arquitectura de los templos metodistas de Norteamérica, influencia que llegó por el ferrocarril junto con los inmigrantes, el complejo fue elaborado en cantera.

Para la actual Administración, rescatar la riqueza material e histórica de la ciudad ha sido una prioridad, por ello la Dirección General de Obas Públicas, a través del área de Centro Histórico, interviene el edificio catalogado como estructura protegida por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH).

Luis Reyes Castrellón, titular del Centro Histórico, explicó que con el paso del tiempo se hizo un anexo a la nave principal y el techo de ese agregado sufría desde hace años de varias filtraciones con cada lluvia, lo cual empezó a provocar algunos daños.

Para la citada reparación se retiró material suelto del techo, sellaron grietas con cemento plástico, aplicó impermeabilizante reforzado con membrana y poli estireno espreado, tareas con un costo de 140 mil pesos.

Tras los trabajos realizados por el Ayuntamiento, la comunidad metodista anunció al personal municipal que realizarán el esfuerzo para emprender la adecuación y rescate del aspecto al interior del inmueble.

Torreón, Ciudad en Equipo

Recommended For You

About the Author: Carlos Castaneda

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *